ASG

Se encuentra usted aquí

Agua inteligente: las claves del milagro hídrico israelí

En nuestro último post (Hacia un uso circular del agua) hablábamos sobre economía circular y la necesidad de reutilizar las aguas para garantizar un regadío productivo y sostenible. España es, con una tasa de un 20%,es el segundo país del mundo en reciclaje de agua, pero todavía hay un amplio margen para la mejora: Israel, el país pionero en el manejo inteligente de este recurso, ha logrado situarse a la cabeza de la eficiencia del uso agrícola del agua con un rendimiento del  75% por ciento.

El que un territorio semidesértico pueda ofrecer al mundo soluciones para combatir la escasez de agua no es ningún milagro, sino el resultado de la capacidad y la determinación de dar respuesta a una necesidad real y acuciante con una apuesta fuerte por la investigación y el desarrollo y una inversión constante en infraestructuras hídricas. Estas son algunas de las claves del éxito del modelo israelí:

  1. Desalinización. Israel cuenta con diversas plantas desalinizadoras de agua de mar por ósmosis Inversa (SWRO) que producen dos tercios del total de agua potable del país. Entre ellas se encuentra Sorek, la más grande del mundo, capaz de generar 100 millones de metros cúbicos al año.
  2. Una red de agua inteligente. La red hídrica israelí cuenta con infraestructuras diseñadas para maximizar el ahorro de agua, recuperando el 68% de los efluentes y reutilizándolos para la agricultura, así como tratando el 32% de las aguas de desecho. Asimismo, se optimiza la distribución del agua a lo largo del territorio, transfiriéndola desde la fértil región norte a las zonas áridas del sur.
  3. Riego por goteo. Los sistemas de irrigación por goteo que Israel viene desarrollando desde los años 60 le han permitido incrementar anualmente su rendimiento agrícola y reducir al mismo tiempo su consumo de agua. De este modo, las cosechas del país han alcanzado la tasa más alta del mundo de producción por unidad de agua. 
  4. Innovación tecnológica. Desde hace años, empresas establecidas y jóvenes startups del país vienen creando y exportando soluciones innovadoras para la gestión del agua, desde el tratamiento biológico de las aguas residuales hasta la aplicación de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación al riego inteligente. 

Es así como, en apenas trece años, Israel ha obrado el “milagro” de convertir la escasez en abundancia, llegando a ser líder mundial en materia de agua. Y, aún así, los expertos afirman que la brutal sequía de los últimos cuatro años está haciendo peligrar de nuevo las reservas de agua del país. Lo que viene a demostrar que, frente al desafío del cambio climático, debemos seguir apostando por la innovación, la investigación y el desarrollo de alternativas sostenibles e inteligentes para el aprovechamiento del agua.
 

Agregar comentario

Cos de la noticia: 

En nuestro último post (Hacia un uso circular del agua) hablábamos sobre economía circular y la necesidad de reutilizar las aguas para garantizar un regadío productivo y sostenible. España es, con una tasa de un 20%,es el segundo país del mundo en reciclaje de agua, pero todavía hay un amplio margen para la mejora: Israel, el país pionero en el manejo inteligente de este recurso, ha logrado situarse a la cabeza de la eficiencia del uso agrícola del agua con un rendimiento del  75% por ciento.

El que un territorio semidesértico pueda ofrecer al mundo soluciones para combatir la escasez de agua no es ningún milagro, sino el resultado de la capacidad y la determinación de dar respuesta a una necesidad real y acuciante con una apuesta fuerte por la investigación y el desarrollo y una inversión constante en infraestructuras hídricas. Estas son algunas de las claves del éxito del modelo israelí:

  1. Desalinización. Israel cuenta con diversas plantas desalinizadoras de agua de mar por ósmosis Inversa (SWRO) que producen dos tercios del total de agua potable del país. Entre ellas se encuentra Sorek, la más grande del mundo, capaz de generar 100 millones de metros cúbicos al año.
  2. Una red de agua inteligente. La red hídrica israelí cuenta con infraestructuras diseñadas para maximizar el ahorro de agua, recuperando el 68% de los efluentes y reutilizándolos para la agricultura, así como tratando el 32% de las aguas de desecho. Asimismo, se optimiza la distribución del agua a lo largo del territorio, transfiriéndola desde la fértil región norte a las zonas áridas del sur.
  3. Riego por goteo. Los sistemas de irrigación por goteo que Israel viene desarrollando desde los años 60 le han permitido incrementar anualmente su rendimiento agrícola y reducir al mismo tiempo su consumo de agua. De este modo, las cosechas del país han alcanzado la tasa más alta del mundo de producción por unidad de agua. 
  4. Innovación tecnológica. Desde hace años, empresas establecidas y jóvenes startups del país vienen creando y exportando soluciones innovadoras para la gestión del agua, desde el tratamiento biológico de las aguas residuales hasta la aplicación de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación al riego inteligente. 

Es así como, en apenas trece años, Israel ha obrado el “milagro” de convertir la escasez en abundancia, llegando a ser líder mundial en materia de agua. Y, aún así, los expertos afirman que la brutal sequía de los últimos cuatro años está haciendo peligrar de nuevo las reservas de agua del país. Lo que viene a demostrar que, frente al desafío del cambio climático, debemos seguir apostando por la innovación, la investigación y el desarrollo de alternativas sostenibles e inteligentes para el aprovechamiento del agua.
 

Categoria_es:

Imatge: 

Agricultura