ASG

Se encuentra usted aquí

Presentación

El Sistema Segarra-Garrigues es el proyecto hidráulico más importante hecho en Catalunya que está convirtiendo una gran parte de los actuales cultivos de secano de la provincia de Lleida en cultivos de regadío. Su construcción permite regar 70.000 nuevas hectáreas de las comarcas del Urgell, el Pla d’Urgell, la Segarra, la Noguera, les Garrigues y el Segrià, con una larga tradición agrícola, en gran parte de secano, donde habitan más de 350.000 personas, a partir del incremento de la capacidad de regulación del río Segre proporcionado por el embalse de Rialb y por el futuro embalse del Albagés. También permite la introducción de nuevos cultivos más rentables, motivados por la introducción del riego, propiciará la instalación de nuevas empresas y la creación de numerosos puestos de trabajo que redundaran en un mayor beneficio económico.

Más de 16.000 regantes de la zona que en estos momentos explotan unos recursos naturales con una baja productividad per falta de agua, se empiezan a beneficiar del regadío. Esta obra es y será absolutamente respetuosa con la naturaleza y el medio ambiente, ya que se ha realizado un minucioso estudio de impacto ambiental que reduce al máximo las afecciones sobre la vegetación, la fauna y el paisaje, respeta y amplia los espacios protegidos y prevé un extenso programa de vigilancia ambiental, todo ello, siguiendo las indicaciones fijadas por la Declaració d’Impacte Ambiental y por la Xarxa Natura 2000 de la Generalitat de Catalunya.

El Sistema Segarra-Garrigues es un proyecto con una larga trayectoria histórica pero es a partir del año 1999 cuando recibe el impulso definitivo con la firma de los Protocolos de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Natural y Marino del Gobierno Central y la Generalitat de Catalunya.

Este proyecto ha dado lugar a diversos estudios y proyectos que se han venido desarrollando a lo largo de los últimos años.

Esta puesta en riego se articula mediante el embalse de Rialb y el tramo del Baix Segre, juntamente con la construcción del embalse del Albagés.

El transporte del agua se efectúa mediante el Canal Segarra-Garrigues; se trata de un canal telescópico, de inicio en la presa de Rialb con capacidad inicial de 35 m3/s y final, después de 85 km, en el embalse del Albagés con 15 m3/s. El volumen anual a derivar por el canal es de 273 Hm3, para el riego de 58.171 ha. Así mismo, del Baix Segre se derivan 69 Hm3 para regar 11.979 ha.

Para la distribución del agua se está construyendo la red correspondiente, que básicamente está formada por captaciones, tuberías de conexión, balsas, estaciones de filtraje y bombeo, redes de distribución, hidrantes de riego y elementos de telecontrol y automatización. La zona de riego está dividida en sectores de riego. Cada sector comparte una única captación, ya sea sobre el Canal principal, el embalse del Albagés o el río Segre (Baix Segre).

Corresponde a la Administración general del Estado la ejecución de las obras de transporte y regulación a través de la empresa de titularidad pública ACUES yi a la Generalitat de Catalunya las elevaciones desde el río Segre, la red principal de riego y la de distribución de los diferentes sectores, incluyendo las balsas de regulación, así como la concentración parcelaria y les obres que se deriven. Las obras correspondientes a la Generalitat de Catalunya, que se iniciaron el año 2005, posteriormente las explotará durante 30 años la empresa adjudicataria Aigües del Segarra Garrigues, SA bajo la supervisión de la empresa pública Infraestructures de la Generalitat de Catalunya, SAU, de ahora en adelante Infraestructures.cat.

En el mes de Febrero de 2010 se publicó en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya, la Adaptació de l’Estudi d’Impacte Ambiental que da respuesta al tratamiento del riego en las zonas de exclusión para la protección de aves (ZEPA). Superado el período de información pública de esta adaptación, el 19 de Octubre de 2010 se publicó en el DOGC la Declaració d’Impacte Ambiental del Sistema Segarra-Garrigues.

Con este nuevo escenario y el nuevo Pla d’Usos i Gestió redactado por la Generalitat de Catalunya, ASG tiene una nueva definición de su área regable, estando actualmente en una fase de estudio de las implicaciones que supone para la Sociedad, tanto en fase de construcción como en fase de explotación.